Visita a la Ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA)

La Secretaría de Juventud  UPCN Congreso, realizó las gestiones pertinentes  para que el próximo jueves 28 de noviembre, La Delegación encabezada por nuestro Secretario General, Dr. Martín Roig, participe de  la visita guiada a la  ex Escuela de Mecánica de la Armada -ESMA-  renacida hoy como “Sede del Espacio para la Memoria”.

La misma se da a través de la Comisión De Trabajo por la Reconstrucción de Nuestra Identidad de la Secretaría de Obras Públicas del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios.

La  Jornada comenzará a las 11 y culminará a las 15. Allí se transitará por este espacio donde funcionan  hoy centros culturales y otras dependencias de organismos de derechos humanos,  pero que en sus cimientos aún tienen impresos el hedor y terror de un exterminio que dejó una huella macabra en la sociedad argentina.

 

Participar de este recorrido  no es ajeno para UPCN, pues duele de doble manera, tanto a nivel sociedad pero también a nivel compañero, porque por medio de la visita guiada se podrá conocer la historia de los nueve compañeros desaparecidos que cumplían funciones en la delegación Congreso. Ellos son:  María Virginia Brizuela, Ana María Tosetti, Beatriz Arango y José Agustín Potenza, quienes trabajaban en la Biblioteca del Congreso; Eduardo Gabriel Orande y José Waisman que cumplían tareas en la Cámara de Diputados; y Sara Isabel Ponti, Juan Carlos Palumbo y Néstor Raúl Ortiz del Senado de la Nación

En el predio donde la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) funcionó durante la dictadura cívico militar (1976-1983) como uno de los emblemáticos centros clandestinos de detención, tortura y exterminio, en el que fueron desaparecidas alrededor de cinco mil personas.

Se creé que apenas el cuatro por ciento sobrevivió. Este centro de detención fue testigo intelectual y partícipe de los llamados  “vuelos de la muerte”. También se calcula que unas 35 mujeres dieron a luz, entre ellas la madre del reciente electo Diputado Nacional, Juan Cabandié quién recuperó su identidad recién a sus 26 años.

Desde fines de 2004, la ex ESMA es un espacio de memoria en el que funcionan centros culturales, archivos y otras dependencias de organismos de derechos humanos, como Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

La ESMA es la visibilización del horror y lo nefasto, de un terrorismo que como sociedad no debemos permitirnos olvidar ya que “la vida de los muertos  perdura en la memoria de los vivos”, expresaba Cicerón.

Podemos decir que la identidad de un pueblo se construye de aspectos  concatenados que plasman su cultura, su lengua,  comunidad, relaciones sociales, creencias, ritos, valores y memoria.  Los pueblos que no tienen memoria están incapacitados para vivir el presente y construir un futuro. Por ende, un pueblo que  olvida su historia está condenado a repetirla.

esma11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *